Ir al contenido principal

El país que no debió ser


Mi estadía en Brazzaville sería la última antes de dejar por mucho tiempo, un mundo con un mínimo nivel de confort. Es por eso que sin quererlo debí pasar tres semanas necesarias haciendo base en esta capital. No es cosa fácil, porque ya no es sorpresa para mí, que como toda capital africana no tenga nada de bonita ni nada de interesante. Allí me tuve que concentrar principalmente en sortear (y batallar) las peores burocracias de los países de esta mitad occidental de Africa, para poder seguir adelante con mi ambicioso plan para cruzar la selva ecuatorial. 


Todo por una visa.

 En mi paso por Cabinda entendí por qué el destino había decidido que no debía obtener el visado para la R.D. Congo en Luanda, pero lejos de renunciar a la batalla, decidí retomarla en Brazzaville. La lucha no sería fácil, aunque nunca había esperado que lo fuera. 

Primer día.  Comencé por ir a la embajada para confirmar lo que ya sabía, sólo conceden visados a gente local o a extranjeros con visa de residencia. Con un plan de ataque en mi cabeza, procuré asegurarme si el visado era efectivamente posible de obtener siendo residente. El personal de recepción me dijo que no habría problema y el hecho de que fueran más agradables que los cocodrilos que atienden en Luanda me trajo un ligero aire de esperanza.

Segundo día. Me dirijo a la oficina nacional de inmigración en Brazzaville. Voy con un plan osado en mente. Luego de perderme una y otra vez en el caos de un laberinto de pasillos y oficinas en el subsuelo de este enorme edificio, logro dar con la oficina de visas. Hay 15 personas en un espacio para 5, rodeadas de montañas y montañas de carpetas y formularios apilados. En el epicentro de esta ratonera, sentado en un gran escritorio se encuentra un hombre que tal como un monje Zen, parece inmune al caos que lo circunda. Es el oficial en jefe del departamento de visas y a él vengo a verlo. 

- Tome asiento señor- me dice cordialmente - ¿Qué necesita?

- Buen día oficial! Bueno mire, me encuentro visitando su hermoso país con un visado de turista y la verdad es que me he enamorado de este lugar, y como viajo en bicicleta me gustaría tener más tiempo para recorrerlo. ¿Existe la posilbidad de extender mi visado?

Toma mi pasaporte, lo examina, reflexiona mirando mi visa y luego de unos segundos declara sin preguntas adicionales y con el tono sereno de un gran pensador intelectual: -Sí, es posible

Mi corazón se acelera de alegría y respondo - Qué alegría!! - le sonrío- ¿y por cuánto tiempo puedo extenderlo y cuánto tiempo tengo que esperar? 

- Bueno, sólo puede ser extendida por un año con visa de residencia. Necesita una foto, llenar este formulario (una carilla) pagar 106.000 CFA y retirar mañana. 

 Y así amigos, así de fácil, es como me convertí (y aún soy) en residente de la República del Congo. 


 Tercer día.  

 Hoy, convertido en un orgulloso residente del Congo, con la visa en el pasaporte me voy directo a la embajada de la R.D. Congo. En la ventanilla, tal como un policía demostrando su poder mostrando su placa, yo muestro mi visa de residente . El recepcionista con una sonrisa me abre las puertas a la embajada. No lo puedo creer, pasé la puerta, y no es poca cosa. En la oficina sin embargo, la situación cambiaría. 

Luego de 15 min esperando, desde el fondo de un cubículo oscuro, una mujer gorda de voz gruesa me llama. 

Con una sonrisa enorme exclamo - Buen día señora! ¿Cómo está hoy? vengo a solicitar el visado para su país, soy residente aquí en el Congo y necesito viajar a Kinshasa.

Toma mi pasaporte sin devolver el saludo y mucho menos la sonrisa, y con cara de desconfianza lo examina. Inmediatamente advierto que esta mujer no ha tenido un orgasmo en mucho años, quizás ni siquiera en su vida entera.

- Está bien, llena el formulario, entrégame dos fotos, paga y espera al menos 3 semanas. 

- 3 semanas???? pero si me dijeron que tarda dos días!!

- Eso era antes, ahora todas las visas deben ser aprobadas en Kinshasa primero y eso lleva un tiempo indeterminado. 

Maldita sea! no puedo esperar tanto tiempo, pienso para mí. Me hago a un lado y hesito por varios minutos mientras la Madre Teresa congoleña le ladra ahora a otra víctima. Frustrado, decido irme y tomarme el resto del día para pensar si esperar o no.  

A la noche, Mikael, un amigo ciclista francés residente en Kinshasa que esperaba recibirme en su casa me lo confirma, en estos momentos la visa puede tardar hasta 4 o 6 meses en otorgarse. Allí mismo, muchos extranjeros han tenido que reportar su pasaporte perdido para poder salir del país, porque desaparece cuando lo entregan en la oficina de inmigración. Me rindo, no puedo seguir jugando este juego. 

Ya decidido a proceder con las visas de los otros países y a dejar pasar esto, esa misma noche conozco a Katleen, una chica belga que vive aquí y que se había enterado de mí por medio de amigos. Esa noche que nos conocimos, le conté mi historia y justamente el problema con la visa de R.D.Congo. Katleen me escuchó atentamente, y luego me dijo: - creo que puedo ayudarte! - El viernes haré una reunión con degustación de quesos y fiambres que traje de Bélgica, quiero que vengas también. Invitaré a varios amigos, y uno de ellos es el embajador de R.D. Congo aquí, te lo presentaré para que le cuentes tu caso, y si no llega a venir, iremos a verlo a la embajada. 
 Mis ojos saltaron desorbitados de la sorpresa y la llama de mi esperanza se encendió de vuelta, el destino me había enviado un ángel y se llamaba Katleen. 


Paso los días en Brazzaville haciendo vida tranquila, estudiando francés pero hablando chino el resto del día con los encargados del restaurante del hotel Hippocampe donde vivo. Paro gratis en la casa del árbol del patio trasero del hotel esperando la gran noche, ansioso por conocer al embajador, pero también por atracarme de quesos belgas, un lujo que uno jamás imaginaría darse en estas tierras. Llega el viernes, los quesos y salamines exquisitos son un elixir en una noche en la que el embajador decide no presentarse. Tocará seguir esperando hasta la semana que viene.


Boda a la congoleña

 Una experiencia que disfruto mucho en los países que visito es tener la oportunidad de concurrir a una boda. Un amigo de Katleen me invita a su casamiento el fin de semana, un pasatiempo excepcional para mí, que necesito matar el tiempo ( y la ansiedad) hasta que llegue el día de ir a la embajada. Serge es un arquitecto mitad suizo mitad israelí que tiene 66 años y vive hace 15 en el Congo. Se casa con Brenda, una hermosa jóven congoleña de 22 años con quien tiene un hijo de un año y medio. 


En el Congo, la tradición dicta que el futuro esposo debe comprarle la hija a la familia para poder casarse con ella. El dote es una práctica muy común en muchas partes del mundo, y aquí en el Congo, toda la primera etapa de la ceremonia consiste en dos presentadores exhibiéndole al público todo lo que Serge le ha comprado a los familiares de Brenda. El listado es a pedido, la madre, las hermanas, las tías piden superwax (vestido tradicional congoleño) de diferentes calidades de telas, carteras, zapatos, vajilla, etc. El padre, los tíos, los primos, piden trajes, cinturones de cuero pero también hachas, carretillas y elementos para trabajar la tierra. Los hermanos y primos piden bicicletas, ropa deportiva y demás. Serge debe comprarles todo a todos. Durante dos horas, los presentadores exponen con euforia cada item que Serge ha comprado para ellos y dan los detalles de la calidad del producto.


 Luego de eso, las hermanas y primas agasajan a Brenda bailando a su alrededor, mientras prosigue la ceremonia.


Brenda se arrodilla ante su padre, más jóven que Serge, y le recita un discurso de amor y agradecimiento antes de partir del lecho familiar, le ofrece un vaso de Coca-Cola que él bebe delante de ella. Marcel, el padre, la escucha atento con afecto y luego dedica sus palabras a ellas, feliz de entregar su hija a Serge. En el Congo, como en muchas partes de Africa, no existe el prejuicio occidental de una diferencia de edad tan grande entre hombre y mujer. Todo lo contrario, aquí está muy bien visto y es considerado de muy buena fortuna para la familia que un hombre mayor se case con las hijas, porque ellos son capaces de ofrecer una estabilidad consistente para extender la familia. Una estabilidad que un hombre jóven aquí, es imposible que ofrezca. 

Es por eso que muchas jóvenes encuentran su felicidad con hombres mayores occidentales. No es difícil de creer, teniendo en cuenta que muchos hombres africanos no tan jóvenes, se comportan como adolescentes hasta bien entrada la adultez y despilfarran el poco dinero que tienen bebiéndoselo. No se ajustan jamás a la monogamia, manteniendo relaciones de riesgo con diferentes mujeres a espaldas de sus mujeres con el peligro que eso conlleva y mucho más. Un hombre maduro y con estabilidad financiera como Serge es una bendición a los ojos de Brenda y su familia. 

 
 Cuando la ceremonia formal finaliza llega la hora de comer y socializar. En ese momento conozco personalmente a Marcel, el ex-jefe de la brigada nacional de protección de la selva en el extremo noreste del país hacia donde planeo llegar. Marcel se transformará, no sólo en una figura clave para el éxito de la osada travesía que tengo planeada, sino que me sacará de una situación muy mala en la que encontraré más adelante. 



El veredicto final

Ya he pasado dos semanas esperando, me estoy aburriendo y mi paciencia se está agotando, quiero irme para entregarme a la selva de una buena vez. He estudiado tanto francés que ya lo comienzo a hablar sin problemas, he comido tanto gracias a mis amigos chinos que ya estoy engordando, he dormido tanto que ya no puedo dormir más, no soporto más este exceso de energía inutilizada

Es martes y Katleen me lleva a la embajada. Pasamos por delante del cubículo donde está la Madre Teresa, que como un perro guardián y rabioso nos mira gruñiendo cuando pasamos delante de su cucha (es evidente que no ha tenido sexo este fin de semana tampoco) para llegar a la oficina. El embajador abre la puerta de su oficina, nos recibe con una sonrisa enorme y los brazos abiertos y yo me alegro de que la perra no me arrancó un brazo en el camino.

   El diplomático se disculpa por no haber ido a la degustación de quesos y luego de una charla relajada e irrelevante, Katleen me presenta. Le cuento mi historia (qué bien que hice en estudiar francés! ahora da sus frutos) y el embajador se compromete a ayudarme personalmente. Sale de su oficina para tomar los formularios del escritorio de la perra rabiosa, los lleno en el momento y me promete que enviará los documentos a Kinshasa esa misma tarde. Llamará cuando tenga noticias. 

Me voy muy contento y sólo resta esperar dos o tres días según me dijo. Siento que estoy por ganar finalmente esta maldita batalla contra la burocracia más estúpida que alguna vez he enfrentado, pero pasan cuatro días y el teléfono de Katleen no suena. Ya van casi tres semanas que estoy en Brazzaville, y al quinto día Katleen llama. El embajador se apena, pero el problema es mucho mayor y es Kinshasa. Desde mayo cambiaron las reglas y desde aquel momento, el caos en inmigración no tiene precedentes le comenta. No hay nada que él pueda hacer para remediar eso. Es seguir esperando indefinidamente. 

Me rindo, hice todo lo que estuvo a mi alcance y evidentemente, no tengo que visitar la R.D. Congo. Sólo el tiempo comprueba la sabiduría del destino y a través de diferentes corrientes, con el pasar del mismo comprobaré que es mejor que no haya ido. Otro día será! En el término de los 3 días siguientes, resolví las visas de Gabón y Camerún y ahora sí, estoy listo para embarcarme a una de las mayores aventuras extremas de toda mi vida.


Al salir de Brazzaville, tomo la avenida que bordea el legendario río Congo. Allí me detengo unos minutos y extiendo mi puño en alto para dedicarle a Kinshasa, situada al otro lado del río, y a los gusanos que gobiernan con abuso y brutalidad a la R.D Congo, mi más sentido, dedicado y rígido dedo mayor extendido.   

Comentarios

  1. Excelente relato Nicolas. Estou rindo até agora hahahaha con la perra gorda! hahahaha. Suas histórias e fotos têm uma riqueza cultural sem preço! Parabéns! A partir das suas histórias ficamos sabendo mais sobre um mundo que não aparece na TV. Isso é fantástico. Grande abraço do seu amigo brasileiro/canadense. Boa sorte na continuação de sua viagem!!

    ResponderEliminar
  2. animos amigo mio, la fuerza y la inercia que llevas dificilmente te retrasara ante "nimiedades" como esta, es pura esfinge, lo que custodia lo valioso, ahora viene lo mejor...

    ResponderEliminar
  3. uy nooo!… tengo que esperar…. Fascinante Nico!

    ResponderEliminar
  4. ...hola, vivo en Uruguay; había encontrado tu blog hace un año y leí cosas interesantes.
    Muy buena la cadencia y la manera de escribir.
    Las fotos en su mayoría, son muy bien logradas; voy a ver si en la etiqueta fotografía enseñas algún truco bueno. Aunque creo que las fotos de la revista China tienen una post producción...es así?
    A mi me gusta la fotografía, aunque soy amateur; pero cuento con una buena cámara (digital) de la serie X de fujifilm; ojalá tengas tiempo de pasar algún "pique".
    Estaba leyendo nuevamente y viendo las fotos de la India; muy buenas realmente; es un lugar el cuál trataré de ir.
    El punto en el cuál me parece que no tuviste la suerte de dar con las personas adecuadas o simplemente miraste desde una dirección es con respecto a Japón.
    Yo viví un tiempo allí y en mi opinión (y en la de muchos) no es un lugar tan inadecuado para vivir como te ha parecido.
    Claro, que particularmente a mi me interesa mucho el Karate y el cine Japonés (clásico y el independiente) y el haber estado relacionado a unos Japoneses que se vinieron luego de la Guerra a Uruguay desde que yo tenía 12 años; por lo que quizás lo que yo veo en Japón, son otras cosas.
    Fijate que muchas de las cosas de tu crónica de la India, le pueden producir asco o rechazo a muchos; incluso dirían que es lo que te puede gustar de algunas de esas experiencias nauseabundas...sin embargo, yo entiendo tu punto allí y de hecho creo que me gustaría el lugar (y me lo terminó de "vender" hace un par de años, un Indio de la embajada de la India en Japón, que fue muy amable conmigo)
    Tendrías que haberle dado la misma oportunidad a Japón.
    En fin; buena suerte y capaz que escribo nuevamente.

    Fernando

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. QUerido Fernando, muchísimas gracias por tomarte el tiempo para leer y compartir tu opinión. Una cosa que me gustaría decirte primero, es que mi experiencia en Japón fue muy positiva. Me pareció un país ante todo fascinante y creo que he sido muy claro a la hora de destacar las cosas que encontré maravillosas del mismo y su gente.
      Ahora bien, eso no quiere decir que haya conectado a un nivel profundo con aquel país. En mi modo de viajar y te diría más, de vivir, llego a todas partes con el corazón abierto, expuesto y dispuesto a absorberlo todo y a abrirme yo a los demás. Esa es siempre mi actitud incondicional, por lo que te digo que mi postura al entrar en Japón no fue para nada diferente que a la que tengo cuando entro a cualquier otro país, de hecho te digo que Japón fue uno de los países que por años había ansiado visitar, desde muy pequeño incluso. Pero luego, con el pasar del tiempo allí, me pasó que de a poco, todo lo que me iba ocurriendo en aquella sociedad viajando y trabajando ( y a mi ex novia le pasó lo mismo) me iba cerrando cada vez más. Podría conversar varias horas de esto, pero también te quiero decir que mis impresiones de esos tres meses, fueron están muy alineadas a las cosas que he intercambiado con gente que lleva viviendo allí más de 10 y hasta 20 años en ese país.
      Por encima de todo esto, dejame decirte que hay una parte emocional y personal de cada persona, que hace que nos sintamos atraidos y/o conectados más hacia una u otra cultura, y te entiendo muy bien porque así como a vos Japón (y más aún habiendo vivido allí) te genera ese afecto, a mí me lo genera por ej, China, donde viví casi 6 años. Es inevitable que habiendo pasado más tiempo allí y logrado penetrar más en la cultura a la vez que emocionalmente tu personalidad conectaba con ella, sientas como esa sensación de "defender" a Japón. Es algo emocional y a mí me pasa mucho con China. "no me toquen a los chinos" jajajjaa.
      Creo que en este punto, entonces, hay una cuestión my personal y por ende subjetiva en cómo nos conectamos con un país o con una determinada cultura.
      En fin, como te digo, a mí Japón me fascinó y amé y siento profundo respeto por la enorme generosidad y respeto de los japoneses, entre otras cosas (como lo destaqué en lo que escribí de ellos), y volvería cualquier día. Pero claro qeu sí, otras cosas no me gustaron y a la larga terminaron hasta asfixiándome un poco, como te dije, una sensación qeu me sorprendió qeu comentaran tantos que viven ahí, o que han pasado tiempo.
      Te agradezco mucho tu tiempo nuevamente y gracias por compartir tu opinión :)

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

-Ça c'est la guerre! (eso es la guerra) Parte 2

Llegué a Olloba con la intención de descansar pero la bicicleta estaba hecha trizas, y yo también.  Luego de algunas horas de estar tirado boca arriba en un colchón sin ratones, apenaspodía sentir los músculos. A pesar de ello, no me quedó otra que levantarme para trabajar en ella el resto del día si es que esperaba lograr salir de allí algún día. Afortunadamente contaba con la compañía de los aldeanos quienes, curiosos por lo inusual de mi presencia, hacían lo que podían para ayudarme. Los bloques de barro se habían secado, las ruedas ya no giraban, los cambios no funcionaban y los frenos estaban totalmente atascados, debía poner a punto la bici para poder seguir. 

Mi tarea de mecánico se extiende hastaya entrada la noche, cuando ungenerador eléctrico rugía alimentando los parlantes y las lucecitas de colores del único bar de la aldea. Era martes, Jean había finalmente llegado con el nuevo cargamento de cervezas (aunque sospecho que se bebió la mitad de ellas en el camino) y la aldea …

Cuando no todo sale bien

Uno de los días más excepcionales de mi vida entera estaba llegando a su fin. Ese tipo de días que son magníficos porque ofrecen todo lo que uno se imagina pero, aún más importante,  todo lo que uno jamás hubiera podido imaginar. Cuando el mundo supera todas tus expectativas, lo que deviene es la plenitud, y en ese estado, con una sonrisa dibujada de oreja a oreja, llego al único y último pueblo selva adentro, antes de la base de WCS  hacia donde me dirijo. Tengo entendido que es aquí donde debo sellar mi pasaporte para dejar el país al día siguiente. 

Todo parece tranquilo en este pequeño y remoto pueblo de pigmeos y bantúes a orillas del Sangha, donde es imposible distinguir una choza de un posible puesto de migraciones. Hasta allí, llegaré empujando la bicicleta por senderos de barro descendiendo al río, guiado por un pigmeo simpático que entendió hacia dónde tenía que ir. Una vez allí, lo que usualmente debería ser una sencilla formalidad, se transformó en algo también inesperado,…

La bici-senda más larga del mundo

Corea parece ser consciente de los problemas que está teniendo por exceso de tecnología y una población de adictos al trabajo y para tratar de compensar las nuevas "malas costumbres" emprendieron un proyecto de mega ingeniería que implicó reconfigurar el curso de los cuatro ríos más importantes del país para conectar el país entero a través de varias bici-senda. Esta es una manera también de no sólo hacer un uso exhaustivo de la energía hidraúlica sino también de motivar a la gente a andar en bicicleta brindándoles el espacio necesario para poder hacerlo de modo seguro y profesionalmente. Hoy Corea, aparte de la bici-senda de los Cuatro Ríos, que conecta Incheon con Busan ( de un extremo al otro del país) a lo largo de 700 km, tiene una creciente red de bici-sendas paralelas que conducen a varios puntos del país. Muchas otras están en construcción y la idea es conectar de manera completa todo el país a través de bici carriles. Pensamiento de avanzada como pocos, de este mod…